Ir a la sección del Pooh de Disney Puedes descargarte imágenes y una canción en la sección que dedicamos al Pooh de Disney
Winnie-the-Pooh clásico

Winnie-the-Pooh

Su verdadera historia

Estás en la sección del Pooh clásico. Aquí puedes conocer su verdadera historia y leer un capítulo de los libros originales en los que se basa el personaje de Disney.

INTRODUCCIÓN

El caso del osito Winnie-the-Pooh es único dentro del mundo de los iconos infantiles. Cierto que no es el primero que nació como personaje literario pero lo que lo hace verdaderamente especial es que antes había sido un peluche real, a su vez inspirado en una osa negra americana.

Su creador literario, A. A. Milne, no escribió sus aventuras pensando en un público infantil y tampoco es esa nuestra intención (para la gente menuda, y no tan menuda, es la página que dedicamos al personaje de Disney). Esta sección es un pequeño homenaje a las personas que contribuyeron a que niños y mayores disfrutemos desde hace casi 90 años de los deliciosos libros de A. A. Milne y de los dibujos de Disney.

UNA CRÍA DE OSO AMERICANO

Toda la historia comenzó el 24 de agosto de 1914 cuando un tren que transportaba tropas con destino a luchar en Europa desde Winnipeg (Manitoba, Canadá) se detuvo en el pequeño pueblo de White River (Ontario). El teniente veterinario H. Colebourn (1887-1947) salió a estirar las piernas y encontró a un trampero con una cría de oso negro. El cazador había matado a su madre y Colebourn le compró el cachorro por 20 dólares. La llamó Winnie por su ciudad adoptiva, Winnipeg, ya que él era británico de nacimiento. El cachorro se convirtió en mascota de la brigada 34ª Fort Garry Horse a la que pertenecía el militar.

A su paso por Inglaterra, Colebourn prefirió dejar a Winnie en el Zoo de Londres (hecho registrado el 9 de diciembre de 1914) para que la cuidaran mientras él continuaba camino del frente. Aunque otros cinco osos más fueron dejados por tropas canadienses, Winnie se convirtió pronto en la favorita del público.

Al acabar la guerra en 1918, Colebourn se pasó por el Zoo a recogerla pero tras ver cómo la gente la apreciaba por su docilidad, decidió dejarla allí. Volvería en varias ocasiones a visitarla hasta que la osa murió finalmente el 12 de mayo de 1934. El capitán Colebourn continuó en Canadá su carrera como veterinario hasta su muerte en 1947.

Por iniciativa del hijo del militar, en 1992 se descubrió en el Assiniboine Park Zoo de Winnipeg una estatua representándolo de pie cogiendo de las patas al cachorro. En 1995 un grupo de oficiales de la 34ª Fort Garry Horse llevó al Zoo de Londres una copia donada por el gobierno de Manitoba.

Pero volvamos hacia atrás. El niño Christopher Robin Milne acompañó a unos vecinos, cuando tenía 5 años, en su visita al Zoo y allí conoció a Winnie, de la que se hizo amigo hasta el punto de que los cuidadores le dejaban pasar dentro del recinto para jugar con ella. Se da la curiosa circunstancia de que a la osa no le gustaba la miel como al personaje sino la leche condensada. Aquella primera visita inspiró a su padre, A. A. Milne, escritor, un poema.

A. A. MILNE

Alan Alexander Milne (18-1-1882, 31-1-1956), su mujer Dorothy (llamada Daphne familiarmente) y su hijo Christopher Robin (que había nacido en 1920) se habían mudado a vivir a Cotchford Farm, en el bosque de Ashdown (Sussex), que luego aparecería como "el bosque de los Cien Acres" en las aventuras de Winnie-the-Pooh. Daphne había regalado a su hijo un típico osito Edward (réplica británica del osito de peluche Teddy estadounidense) por su primer cumpleaños. No es difícil adivinar que tras conocer a Winnie, Christopher Robin rebautizó a su osito con el nombre de Winnie-the-Pooh. Para cuando su padre intenta explicarle que no puede llamarle Winnie porque es nombre de chica, ya era demasiado tarde:

When I first heard his name, I said, just as you are going to say, "But I thought he was a boy?"
"So did I," said Christopher Robin.
"Then you can't call him Winnie?"
"I don't."
"But you said ----"
"He's Winnie-ther-Pooh. Don't you know what 'ther' means?"
"Ah, yes, now I do," I said quickly; and I hope you do too, because it is all the explanation you are going to get.

Lo que no queda tan claro es de dónde viene lo de "Pooh". En la introducción de "Winnie-the-Pooh" Milne nos cuenta que así se llamaba un cisne del que era amigo Christopher. Sin embargo, en el primer capítulo (donde se narra la aventura del árbol de la miel) escribe:

But his arms were so stiff from holding on to the string of the balloon all that time that they stayed up straight in the air for more than a week, and whenever a fly came and settled on his nose he had to blow it off. And I think -but I am not sure- that that is why he was always called Pooh.

Alan Alexander Milne escribió varias obras de teatro y novelas pero ninguna alcanzó el enorme éxito de los libros sobre el Osito de Poco Cerebro convertidos en clásicos de la literatura británica del siglo XX.

CHRISTOPHER ROBIN MILNE

Nació el 21 de agosto de 1920 y llevó la vida típica de un niño inglés de clase media de la época, siendo cuidado por una niñera y viendo sólamente a sus padres en momentos contados del día. El ser incluido en los libros de Winnie-the-Pooh le provocó los obvios problemas en su etapa escolar y durante años guardó rencor a su progenitor, volviéndose introvertido.

Estudió lengua inglesa en el Trinity College de Cambridge y en 1948 se casó con una prima contrariamente a los deseos de su madre. A pesar de las molestias que le podría ocasionar, dado su carácter reservado, en 1951 abrió una librería (también en discrepancia con su madre) que resultó ser un éxito. Ese distanciamiento maternofilial hizo que tras la muerte de su padre ya no volviera a verla hasta su fallecimiento años después.

A pesar de los trastornos que durante su vida le había ocasionado el ser asociado al personaje de los libros, C. R. Milne luchó activamente para que el bosque de Ashdown ("Bosque de los Cien Acres" en las aventuras de Pooh) no fuera convertido en explotación petrolífera por la British Petroleum.

En septiembre de 1981 descubrió en el zoo de Londres una estatua a tamaño natural de la osa Winnie en recuerdo de su padre y E. H. Shepard. Pero la prueba de que C. R. Milne estaba resentido con los libros de su progenitor está en que la foto del puente de los Poohsticks, tomada en 1907, era la única conexión que había en su casa con el mundo de Pooh.

Christopher Robin Milne murió el 20 de abril de 1996.

LOS LIBROS

En 1924 la editorial Methuen (que publicó los libros de Milne durante casi 70 años hasta que Egmont Children Books asumió ese papel) publica un libro de A. A. Milne titulado "When we were very young". Aunque encuadrado tradicionalmente dentro de la colección de libros de Pooh, este sólo es mencionado en uno de los poemas como Edward Bear. El 24 de diciembre de 1925 se publica en el London Evening News el que posteriormente sería el primer capítulo de "Winnie-the-Pooh".

Milne escribió dos libros de aventuras del osito y sus amigos: "Winnie-the-Pooh" (1926) y "The house at Pooh Corner" (1928) inspirándose en su propio hijo y sus peluches, convertidos actualmente en piezas de museo. Entre ambos se editó "Now We Are Six" (1927) en la misma línea de libro de poesías de "When we were very young" y al igual que este encuadrado dentro de la colección.

Por lo que respecta a las ilustraciones de los libros, corrieron a cargo de E. H. Shepard (que también ilustró otro clásico de la literatura británica, "El viento en los sauces" de Kenneth Grahame) y aquí encontramos otro hecho curioso: el dibujante se inspiró en Growler, el oso de peluche de su propio hijo y no en el Pooh real. A. A. Milne donaría posteriormente los manuscritos de los libros a la biblioteca del Trinity College donde él, y más tarde su hijo Christopher Robin, se había graduado.

Dada la escasa difusión que estas obras tienen en español y a pesar de que nuestro inglés no es todo lo bueno como desearíamos, nos hemos animado a traducir el capítulo 3 de "Winnie-the-Pooh". Haz clic en la portada o en este enlace para leerlo. Pero desde ya os advertimos que se trata de esa clase de libros que uno debe leer en la lengua original en la que fueron escritos.

PERSONAJES Y LUGARES

Tanto Winnie-the-Pooh, como Piglet, Tigger (que sólo apareció en el segundo libro), Eeyore (Igor en español), Kanga (Cangu) y Roo (Rito) eran juguetes reales de C. R. Milne mientras que Rabbit (Conejo) y Owl (Búho) fueron inventados por su padre inspirándose en los animales del bosque donde vivían. Gopher (Topo), el constructor compulsivo, fue añadido por Disney.

E. P. Dutton, editora en América de los libros de Milne, compró los peluches originales y actualmente se exhiben en una vitrina en la Central Children Room del Donnell Library Center dependiente de la Biblioteca de Nueva York. Roo (Rito en español para mantener el juego de palabras con el nombre de su madre: Kanga-Roo, Cangu-Rito) no ha llegado a nuestros días ya que se perdió en el campo.

Ya hemos hablado del bosque de Ashdown, pues bien, en él se encuentra el puente de Posingford, construido en 1907. Restaurado en los años 1970, fue rebautizado con el nombre por el que fue inmortalizado en los libros de Winnie-the-Pooh, "Puente de los Poohsticks", y reinaugurado en mayo de 1979 por el propio C. R. Milne a pesar de su aversión a las multitudes.

EL POOH DE DISNEY

Entre los entusiastas de los libros de Milne se encontraban las propias hijas de Walt Disney que acabó comprando sus derechos de imagen. En 1966 Disney hace la primera película sobre Pooh: "Winnie the Pooh and the Honey Tree" y en 1968 "Winnie the Pooh and the Blustery Day". En 1974 "Winnie the Pooh and Tigger Too". El primer largometraje, "The many adventures of Winnie the Pooh", se lanzaría en 1977. En 1997, "Pooh's Grand Adventure", en el 2000 "The Tigger movie" y en 2003 "La gran película de Piglet". El 18 de marzo de 2005 se estrenó es España "La película de Héffalump", muy distante de los libros originales. Traduzco aquí el pasaje de "Winnie-the-Pooh" en el que se comienza a hablar del "heffalump" (que se puede traducir al español como "efalante") y que quizás el niño Christopher Robin viera en el Zoo de Londres:

...Christopher Robin terminó el bocado que se estaba comiendo y dijo como si nada: "Hoy he visto un efalante, Piglet".
- "¿Qué estaba haciendo?" preguntó Piglet.
- "Sólo abultar", dijo Christopher Robin. "No creo que me viera".
- "Una vez vi uno" dijo Piglet. "Al menos eso creo", dijo. "Aunque quizás no lo fuera".
- "Yo también", dijo Pooh preguntándose cómo sería un efalante.
- "No se ven a menudo" dijo Christopher Robin despreocupadamente.
- "Ahora no" dijo Piglet.
- "No en esta época del año" dijo Pooh.

Las primeras animaciones estaban inspiradas en los textos de A. A. Milne: el árbol de la miel, el día tormentoso... En general el espíritu de las obras originales se ha mantenido, lo que es de agradecer; lástima que se hayan introducido tantos elementos típicamente yanquis.

El 20 de abril de 2011 se estrenó en España "Winnie the Pooh", retomando el trazado de sus primeras películas de los años 1960 y también con un guión más fiel al Pooh clásico.

EL TAO DE POOH

Como decíamos en la introducción, Milne no escribió los libros de Pooh para el público infantil. Es equivocada la creencia generalizada de que los hizo para su hijo. El propio Christopher Robin reconoció que su padre no se los leía. El sentido del humor que impregna las aventuras y algunos matices psicológicos de los personajes son difícilmente apreciables por los lectores más pequeños. En el caso concreto de Winnie-the-Pooh, su simplicidad alcanza tales cotas de profundidad que un autor, Benjamin Hoff, ha escrito "El Tao de Pooh" cuyo subtítulo describe muy bien su contenido: "El Taoísmo para occidentales... O cómo el Camino es revelado por el Osito de Pequeño Cerebro". En él se entremezclan diálogos ficticios con Pooh, citas de Maestros taoístas y explicaciones del autor, todo ello ilustrado con dibujos de los libros originales.

-¿Cómo lo haces, Pooh?
-¿Hacer qué? -preguntó Pooh.
-Hacer tan Poco Esfuerzo.
-No hago mucho -dijo.
-Pero todas tus cosas acaban por hacerse.
-Es como si se hicieran solas -dijo.
-Espera un minuto. Eso me recuerda algo del Tao Te King -dije, cogiendo un libro-. Aquí está, capítulo 37. Traducido, es algo así como "El Tao nunca lleva a cabo ninguna acción, pero no deja nada por hacer".

El libro está traducido al español y editado por EDAF por lo que conseguirlo no os debe resultar complicado.

DIRECCIONES DE INTERÉS

Buena parte del material con el que hemos elaborado esta página está sacado de las siguientes direcciones, totalmente recomendables si te defiendes en el idioma de Shakespeare. Hubo otras, pero han ido desapareciendo en el trascurso de los años.

http://www.pooh-corner.com
http://www.just-pooh.com

DONATIVOS

Si te gusta esta página puedes contribuir a su mantenimiento, libre de publicidad, con un donativo. Es fácil y seguro. Gracias.